La realidad puede llegar a ser muy fragil.

Esa realización de que las cosas tal vez no estén tan bien como aparentan serlo, estarlo . Esa realización de que el techo que te mantiene seco, tu mundo entero, se sostiene sólo por una endeble viga de un material creado sólo con esperanzas. Con las posibles lágrimas de tus ojos. Tan sólo si te dieses cuenta del peligro …