Suenas extrañamente familiar…

Suenas como aquella vieja canción de la que nadie recuerda la letra, pero todos tararean. Suenas como aquel familiar sonido que extrañamos en nuestros oídos y no sabemos replicar. Suenas como un peculiar roce de cuerpos en un intrincado abrazo lleno de amor y fugitivo del tiempo.