Porque todo es mejor que cero.


Todo, absolutamente todo, es mejor que cero. Es mejor hacer algo, a no hacerlo, es mejor intentarlo a no hacerlo, es mejor esforzarse a no hacerlo. Si hablamos en cuanto a crecimiento ya sea personal, económico, etc. es mejor todo, a cero.

Muy pocas personas surgieron del día a la mañana sin esforzarse, muy pocos se han ganado la lotería de la vida y han visto sus sueños cumplirse por arte de magia, pero ¿cuántos? ¿Uno en un millón? ¿En diez? ¿En cien millones? Para el resto de nosotros, las personas comunes, por no mencionar prácticamente todos en esta vida, debemos esforzarnos para lograr nuestras metas, y ver nuestros sueños hechos realidad, incluso si ni siquiera tienes una meta, si vives la vida al día a día y siguiendo el camino que tus pasos deciden, deberás esforzarse para lograr algo, lo que sea. Y todo es mejor que cero.

Tenemos muy grabado en nuestras mentes el ideal del joven millonario que surgió de la nada y es reconocido mundialmente. Estilo Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, que por cierto es el billonario (ago referencia a billon como 10^9) más joven de la historia. Pero el tampoco se gano la lotería de la vida, él se las jugó todas con la idea que tomo, y la exprimió al máximo. Podrías preguntarte la cantidad de horas invertidas en ese proyecto antes de tener siquiera 1.000 usuarios. Cuantas cosas él y su equipo debieron hacer, que al final no dio frutos, ni el mas mínimo, que al final los resultaron no fueron los esperados. Pero, como podemos ver, su idea funciono, ¿cierto? Porque todo es mejor que cero.

Claro, eso no significa que debas ir y aceptar cualquier oferta ridícula que se te presente, no somos Jim Carry en ¡Sí Señor! Todo lo que hagamos debe pasar por un filtro, ¿Es necesario hacerlo? ¿Lo disfrutare? ¿Surgirá algo positivo de esto? Podría decir, aunque no soy ningún experto, que si la respuesta a solo una de esas preguntas es , entonces es mejor tratar, es mejor hacerlo, porque de nuevo, todo es mejor que cero. Y aunque no todo vale la pena, la mayoría lo vale, porque aprenderás, de cada detalle, de cada error, de cada intento fallido, surgen nuevas ideas, nuevos puntos de vista, nuevo conocimiento, y para mi eso es lo mas importante de este concepto. Si no haces, si no vives, si no tratas, no aprenderás. Todo es mejor que cero, porque un cero es nulo, la nulidad nunca te ofrecerá nada. Y el conocimiento es poder.

De nuevo con una figura reconocida, Harrison Ford: la mitad de su vida acepto papeles pequeños, casi cualquier cosa que le ofrecían, incluso mientras trabajaba de carpintero para mantener a su familia, incluso ayudo a George Lucas en los casting para Han Solo, luego este decidió que Ford sería Han Solo. Oh, ding ding ding. Luego de Star Wars Harrison Ford, sin mencionar que era rico, era muy, pero muy famoso.

Todo es mejor que cero. Porque muy pocos se ven lanzados a las estrellas y brillan como ellas del día a la mañana. Porque la mayoría de los que lo logran, han hecho más de lo que jamás pensaron hacer, hasta que una de esas cosas, una de esas decisiones que pudieron ser cero, y que decidieron probar, los convirtió en las grandes personas que son hoy.

Ya sea que desees ser famoso, o sólo lograr que alguien aprecie tu arte, difícilmente lo lograrás con la barbilla erguida y pensando que eres único e inigualable, porque a tu lado, hay alguien que aceptara la oferta tan poco llamativa. ¿Y quien sabe? Tal vez esa oferta puede trazar el camino que tanto estas buscando.


Leave a Reply