Observar, mirar, y ver. La diferencia entre verdad y creencia.


Cuando hablamos de Ver simplemente nos referimos a la vista como tal. Apariencia externa, sin tomar en cuenta detalle. Piénsalo como un mundo borroso, donde sólo se nos muestran los colores. Tan simple como el acto de ver.

Mirar, en cambio, es todo aquel momento en que percibimos el detalle existente en un Algo que nos rodea, sea una persona, planta, animal, objeto, o simplemente cuando miramos al vacío y nos adentramos un poco en nuestros pensamientos. Tenemos la capacidad de mirar cualquier cosa que este al alcance de nuestros ojos, hemos ideado genialidades para mirar mas allá del alcance natural de nuestra visión. Y estas letras, provenientes de alguna parte de nuestro mundo, escritas por mi, sentado en una muy cómoda silla, son una prueba irrefutable de ello.

Es sencillo definir el ver, es sólo la vista, y tampoco se complica con la definición de mirar, al leer esto, miras lo que escribí este día, en este instante. ¿Pero que sucede cuando Observamos? Es aquí cuando las cosas se complican, es aquí donde comienza a dibujarse esa raya que nos separa entre creencias y realidades, y por sobre todas las cosas, es aquí donde nace el aprendizaje real, donde comienza la aventura que representa el simple hecho de tener esta virtud maravillosa de la vista, y que millones no la poseen, pero en cambio observan de otra manera.

Dicho esto, queda claro que podemos observar con algo más que nuestros ojos. Si no fuese así, la naturaleza habría decapitado despreocupadamente la capacidad de vivir la vida a millones de seres. Y es debido a esto que como dije, se complica la definición de Observar. Es el acto no sólo de mirar, no sólo de sentir, no sólo de percibir, observar comienza cuando notamos la existencia de algo y tenemos la capacidad de navegar sus detalles, algunos de ellos sólo perceptibles justo para nosotros. La sabiduría, el conocimiento nos permite observar de una mejor manera, nos abre las puertas a un mundo nuevo, cuando entiendes como algo funciona, cuando comprendes lo que algo significa y representa, estarás realmente observando.

No todo arte es igualmente apreciado, y es debido a que no todos somos expertos en arte. Existen cientos de retratos de la misma “Calidad” que la Mona Lisa. Pero sólo existe una mona lisa, y de los cientos de miles que gastan su dinero en el Louvre para mirarla ¿Cuantos realmente tienen la capacidad de observarla como se merece? ¿Cuantos entienden porque es reconocida mundialmente? Esa es la verdad cuando hablamos de observar. Todos creemos en que la Mona Lisa es una de las mayores obras de arte de la historia. Oh sí, claro que lo creemos. Pero ¿cuantos de nosotros sabemos realmente porque? E ahí la cualidad esplendida de la observación, e ahí la magia, lo que divide la realidad de la creencia.

Puedes decir que al creer, eres simplemente un ciego, pues piensas que algo es cierto, es real, pero no sabes o entiendes el porque, pero eso sería un insulto, una injusticia a las personas que no pueden observar a través de sus ojos. Pero como nosotros, que tenemos la capacidad de realmente observar La Gioconda, quien no posee el don de la vista, puede observar el mundo de formas que algunos de nosotros tal vez jamás podremos.

No todo es como parece, no todo es como nuestros ojos lo ven, pues la mayoría de cosas son fascinantes si tenemos la capacidad de observarlas.Image


Leave a Reply