Esperanza en el vivir de mis sueños.


 

No puedo hablar por nadie más. Pues en mi mente no existe recuerdo de algún otro más que yo mismo. 

No puedo decir que los demás sienten como yo, ni que sus colores tienen el mismo matiz. 

Desconozco en su totalidad las maravillas que sus ojos admiran, pues sólo conozco las luces que ven los míos.

Atormentada mi mente por ignorancia que sólo puede ser sosegada en tiempo y aprendizaje, en simbiosis uno del otro.

Dientes brillantes en sonrisas de desconocidos. Pupilas oscuras en medio de tanta luz.

Esperanza.


 

 

Leave a Reply