Cuando una idea es mas fuerte que la realidad.


Cuando abrí este “Blog” aunque seria mejor decir, esta cuenta de WordPress, lo hice porque mi país, sobre todo mi ciudad, estaba en medio de una batalla campal. Si lograbas salir, veías todas las calles trancadas, basura en forma de barricada, o barricada en forma de basura, es difícil decir cual era la correcta, en pocas palabras, destrucción, mal olor, y en general, una combinación entre tristeza e impotencia.

A esta fecha se podría decir que ya la ciudad “Volvió a la normalidad”, si, esa normalidad de las colas por comprar productos de primera necesidad, la tragedia diaria de algún acontecimiento que es raro que no suceda, asararse porque te pasa alguien con “Mala pinta” al lado (por no usar otras expresiones)… Esa normalidad a la que ya estamos tan, pero tan acostumbrados, a pesar de que día a día, las cosas no dejan de empeorar.

A lo que quiero llegar es, que una idea, por tonta que sea, puede convertirse en un agente de destrucción, ignorancia, tristeza, miedo, rencor, odio, a tal punto que ni siquiera la realidad puede lograr vencer sobre esta tan poderosa idea. Sin importar que la “Realidad” se muestre ante ti de mil formas distintas. Las ideas son poderosas, las ideas pueden convertir a cualquiera que no desee luchar por ver el mundo como es, en un agente mas de cualquiera de esas cosas que mencione. Por supuesto, una idea puede también iluminar al mundo, y hay miles de personas que lo hacen cada día.

Pero eso es harina de otros costal. Este tipo de ideas de las que hablo, no deben surgir ni siquiera de tu mente, pueden ser inyectadas en tu ser tal cual un sedante. Y lastimosamente, en esta sociedad es mas sencillo implantar una idea que te haga ser menos productivo, menos ser humano, a implantar una idea que te deje ver la realidad sin intermediarios, a que muestre porque estamos como estamos. Y esto es aplicable para todos, lamentablemente en el país en el que tengo la dicha y desdicha de vivir, ambos lados de esta sociedad dividida tienen una idea implantada que no tiene sentido, ni una ni otra.

Mientras que unos defienden a capa y espada una idea, otros se tiran en avalancha para romper sus escudos mientras son perforados innumerables veces por esas espadas de papel mache, que a pesar de ser inofensivas laceran miembros y esperanzas, igualmente sienten sus cortes, porque la realidad es tan real como desees que sea.

Porque el país no mejorara en una batalla campal, donde las armas de ambos bandos son piedras, voz, y odio.

Porque el país cambiara cuando todos saquen de su mente ideas que no son propias, y cuando deseen ferozmente abrir los ojos y ver la realidad que a unos agobia y a otros enriquece.

No, no me refiero a aquellos que tienen armas, no me refiero a aquellos que tienen los bolsillos demasiado llenos para dar una opinión real. Me refiero a todos aquellos que de verdad merecen una opinión. Sin importar su tipo de pensamiento o clase social.

Porque al final, sin importar tu perspectiva u opinión, creo fuertemente que existe una realidad, creo fuertemente que merecemos luchar por una verdad. Pero no siempre es fácil de ver, dado que muchos se empeñan en poner telón tras telón de mentiras.


Leave a Reply